Sustantivos según su significado (II): Individuales, colectivos, contables y no contables.

 En una entrada anterior en este blog, ya hemos hablado de los sustantivos según su significado. En concreto, hablamos de los sustantivos propios, de los comunes, de los concretos y de los abstractos.


¡Pásate por aquí para leer cómo entender y cómo diferenciar estos sustantivos que acabamos de mencionar!


De igual manera, también hemos definido qué son y para qué sirven los sustantivos. En concreto, lo dijimos en esta entrada, pero recordémoslo de nuevo.


Los sustantivos son una clase de palabras variables mencionan realidades. Pueden indicar conceptos que sentimos, imaginamos o percibimos por los sentidos. Pueden mencionar, por tanto, seres, ideas, entidades, conceptos, sentimientos o cosas parecidas.


El concepto es un poco vasto, así que no nos queda más remedio que ajustarlo un poco. Por eso, necesitamos clasificarlos según su significado.

 

Clases de sustantivos según su significado

Pues según su significado, los sustantivos se clasifican de la siguiente manera, formando cuatro parejas de palabras.

  • Sustantivos propios vs comunes
  • Sustantivos concretos vs abstractos
  • Sustantivos individuales vs colectivos
  • Sustantivos contables vs no contables

Un sustantivo tiene que clasificarse haciendo referencia a todas las parejas de palabras. Sin embargo, tiene que elegir si pertenece a la primera o a la segunda parte de la pareja. No puede pertenecer a las dos partes a la vez.

Por ejemplo, un sustantivo como "silla" será Así, por ejemplo, un sustantivo como "mesa" es común, concreto, individual y contable; un sustantivo como "enfado" será común, abstracto, individual y no contable.

Como se ve, se clasifica en todas las parejas pero solo elige la parte de la izquierda o la derecha.

Sustantivos individuales y sustantivos colectivos

Para definir los sustantivos individuales y los sustantivos colectivos hay que tomar siempre el número singular como referencia. No se debe tener en cuenta el número plural.


Así, los sustantivos individuales se caracterizan por ser aquellos que, en singular, mencionan un solo concepto o individuo. Como ejemplo, tenemos estrella, mar, cerdito o árbol.


Por su parte, los sustantivos colectivos son aquellos que, en singular, encierran en su significado un conjunto de seres o individuos de la misma clase. Ejemplos suyos son archipiélago, equipo o ejército


En el primer caso, archipiélago menciona un conjunto de islas; equipo un conjunto de jugadores o de miembros; ejército un conjunto de militares o soldados.

Sustantivos contables y sustantivos no contables

Respecto a estos sustantivos, tenemos que tomar como referencia la propiedad de que puedan enumerarse.

De este modo, los sustantivos contables serán aquellos que designan entidades que pueden enumerarse. Es decir, aquellos que admiten un número o un determinante numeral. Ejemplos serían dos sillas, tres lápices, cuatro cuadernos.

Los sustantivos no contables, sin embargo, indican conceptos que no se pueden enumerar, pero sí medir, pesar o cuantificar de otras maneras. Así, tenemos la arena, el agua, el aceite o la tristeza. 

Estos sustantivos no pueden pesarse, medirse o enumerarse en sí mismos. De la arena, contamos los granos o los kilos, pero no la arena en sí; del agua, contamos los vasos, las botellas o los libros, pero no el agua en sí misma; de la tristeza, podemos decir que tenemos mucha, poca o no tenemos, pero no que tenemos una, dos o tres tristezas.

Así pues, visto esto, hemos terminado de definir los tipos de sustantivo según su significado.

El siguiente paso sería trabajar un poco en los sustantivos según su género y, en consecuencia, estudiar qué significa el fenómeno de la concordancia.

Te animamos a que te pases por allí y sigas conociendo cómo funcionan los sustantivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario